domingo, 5 de mayo de 2013

Cómo se trabaja en Diafreo.





A pesar de que todas y todos tenemos los mismos músculos y huesos, la forma de nuestro cuerpo es muy distinta. Nos habla de nuestra historia y nos da una actitud corporal que también dice mucho de nosotr@s. El cuerpo se moldea según la adaptación física y psíquica al medio social y familiar en que nos toca vivir. Para ello se bloquean algunas zonas del cuerpo con el objetivo a menudo inconsciente, de bloquear informaciones conflictivas, inhibir respuestas o evitar la aparición de determinados sentimientos. El resultado es una pérdida de espontaneidad, flexibilidad, capacidad de respuesta ante la vida, y desconexión de algunas áreas de la memoria. Esto nos lleva a perder una parte de nuestra identidad.
En Diafreo se busca la armonización integral de la persona a partir de un trabajo corporal, liberando las tensiones y adquiriendo conciencia corporal profunda, y liberando también la expresión guardada en la memoria corporal, para recuperar la salud y nuestra identidad.
Partiendo de los principios de fisiología muscular de la fisioterapeuta francesa Françoise Mézières, vamos estirando las cadenas musculares que se hallaban en contracción crónica y en acortamiento, (y que provocaban desvíos articulares y desplazamientos de órganos, así como compresión de venas, arterias, ganglios y nervios). Mediante las posturas de estiramiento, impidiendo que las cadenas musculares se acorten en otro punto, el cuerpo puede volver a recuperar su eje armónico, influyendo a su vez en el mejor funcionamiento de todos los demás sistemas.
Teniendo también en cuenta que la inhibición temprana de la respiración y las contracciones musculares pueden tener un origen emocional, y comprobando con la experiencia las teorías de Wilhem Reich sobre la memoria muscular, vamos escuchando al cuerpo, tratando de comprender cómo nos habla de la historia de nuestra vida, para así poder relacionar nuestras contracturas y tensiones corporales con nuestra vida cotidiana.
En Diafreo también intentamos dar espacio para la expresión emocional que se halla retenida en el cuerpo, para poder dar respuesta presente al estrés interno, crónico y continuo guardado en nuestros circuitos musculares y energéticos.
El trabajo en Diafreo comienza con una lectura corporal para que el/la terapeuta pueda situar donde se encuentran los mayores bloqueos físicos y energéticos, dónde acorta más esa persona su cadena muscular, que vértebras rota, cómo se organizan las curvaturas de su espalda etc. Luego se pasa a las posturas de estiramiento, adaptadas a cada persona, abriendo las vías musculares y ayudando a la reconexión neuromuscular con las zonas más bloqueadas. Posteriormente y según lo que la persona necesite, habrá un trabajo energético destinado a transitar las nuevas vías, ya que los cambios han de implicar a todo el ser y no quedarse sólo en lo físico.
Durante el trabajo vigilaremos siempre la respiración, para evitar sus bloqueos, y las compensaciones, para evitar que los acortamientos pasen de un segmento a otro.
Pueden aparecer memorias, emociones, movimientos o experiencias que estaban retenidas en estas contracciones, que serán permitidas y elaboradas, ayudando a la persona a comprenderse a si misma, a expresarse de nuevas maneras y a cambiar.
Por último trabajaremos el sentido cinestésico, que abre la conexión a nuestras sensaciones más profundas y nos llevan al “espacio interno”, donde se sitúa la percepción y la conexión con la parte más auténtica de nuestro ser, ayudándonos a cicatrizar los agujeros de la estructura del Yo y aportándonos más capacidad de respuesta y conciencia ante las circunstancias internas y externas.
 Carolina Izquierdo Amaruch
Contacto: 691 185 347
carolizquierdo3@hotmail.com
http://diafreoterapia.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario