miércoles, 26 de marzo de 2014

Cómo relajar las ingles y la cabeza del fémur




¿Te duelen las ingles? ¿Las dos? ¿Una más que otra? Si eres mujer, ¿parece dolor de ovarios? ¿es en una zona más amplia?

Probablemente tengas tenso el músculo psoas, y aductores, entre otros. Te propongo una manera sencilla de ir relajando estos músculos, y aunque lo más efectivo es un masaje y estiramientos, por lo menos así podrás comprobar si es realmente ahí donde está tenso, y si es fácil para ti o difícil relajarlo.

Ponte cómoda o cómodo, tumbado boca arriba en un suelo más o menos duro, o en una esterilla en el suelo. Sin cojín bajo la cabeza, a ser posible (si se te clava el hueso puedes acolchar con algo, o si se te hunde mucho la nuca entonces si, pon un cojín).

Coloca un buen volumen bajo tus rodillas o más arriba, bajo los muslos, lo que te sea más cómodo.

Comienza respirando hacia la pelvis. Cuando sacas el aire, envíalo hacia tu pelvis desde el interior. Elige uno de tus dos lados y lleva la rodilla sobre el pecho, poniendo tus manos una encima de la otra, y las dos encima de las rodillas (los dedos estarán mirando hacia el pie).

Ahora, estira tus brazos del todo alejando lo máximo posible el muslo del vientre. Una vez así, se trata de ir a mover la pierna haciendo círculos MUY DESPACIO, comprobando que la pierna está suelta en todo momento y que son LAS MANOS las que guían el movimiento. Esto parece fácil pero hay que ir muy despacio para comprobarlo, si no, es probable que sea el psoas el que lo hace y no nos demos ni cuenta. Intenta engañar a tu pierna cambiando el sentido de los círculos o moviendo a diferentes ritmos.

Puedes imaginar la cabeza del fémur rodando dentro del hueco en la cadera (mira imágenes para poder visualizar más fácilmente). Quizá te sirva imaginar que se hace espacio entre un hueso y el otro, o que hay aceite y deslizan, o cualquier otra visualización que te ayude.

No te olvides de RESPIRAR. Saca todo el aire suavemente con la garganta abierta, e imagina que envías el aire al psoas, tratando de soltar el peso de la pierna. Tómate tiempo para inspirar sin esfuerzo.

Visualiza las inserciones del aductor en el hueso del pubis y trata de relajar justo ahí (mira primero una imagen).

Afloja esfínteres, no tenses el ano ni la vagina.

TÓMATE TIEMPO Y ESPACIO PARA SOLTAR.

Puedes estar un rato así, y luego dejar suavemente la pierna en el cojín. Siente los dos lados y quédate respirando, visualizando que llevas energía a ese lado de la pelvis.

Puedes sacar voz si te pide el cuerpo expresarte.

Después puedes hacer el otro lado.

Si te apetece puedes acabar masajeando tu vientre con aceite y poniendo especial intención y amor en las ingles.

Cuando acabes, no olvides para levantarte, llevar suavemente las rodillas de nuevo al pecho y rodar sobre un lado. Después ayúdate de las manos.

Si el dolor es intenso, consulta un especialista.

Puedes conocer curiosidades sobre el psoas  en este interesante texto

PSOAS MÚSCULO DEL ALMA



Carolina Izquierdo Amaruch
   carolizquierdo3@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario